Despidieron 35 trabajadores de la fábrica de armas de Fray Luis Beltrán

Al mediodía de este jueves, la fábrica de armas de Fray Luis Beltrán hizo efectivo 35 despidos bajo el argumento de recortar personal. Son personas de entre 28 y 35 años que tenían contratos hasta el 31 de diciembre. Habían ido a cumplir la jornada con normalidad y, cerca de las 13, los delegados de ATE les comunicaron la decisión de las autoridades de la planta. Mañana ya no podrán ingresar. Los trabajadores cortaron la ruta y mañana volverán a concentrarse en la puerta de la fábrica militar para exigir la reincorporación de los despedidos.

 

“Fue una cacería. No sabemos las intenciones de las autoridades. Nadie pensó en la continuidad laboral de la fábrica” señaló al matutino El Ciudadano, Alberto Labudia, trabajador de la fábrica e integrante de la Junta Interna de ATE Rosario.

Utilizan a la Prefectura para despedir trabajadores

Trabajadores en la puerta de la Fábrica Militar

Cuando el viernes pasado personal de Prefectura desembarcó en el predio la alarma se prendió entre los trabajadores. Temían que se repitiera la situación de los 59 compañeros despedidos en Villa María y Río Tercero. Hace dos días la planta reforzó la guardia y en el mediodía de hoy la noticia llegó. Las autoridades de la fábrica militar se reunieron con los representantes sindicales y les dieron el listado de los 35 despedidos que desde mañana no podrán ingresar al predio de Fray Luis Beltrán.

Los trabajadores habían ido hoy a cumplir con normalidad la jornada laboral. A las 13, el gremio convocó una asamblea. Cortaron la ruta y los notificó de la situación. “Estábamos cansados de tanta espera y apuramos a las autoridades a que nos entreguen el listado. Aun no recibieron los telegramas. Queremos ver cómo solucionarlo porque los compañeros están muy mal”, dijo Labudia.

Las 35 personas despedidas forman parte del 85 por ciento del personal contratado de la planta. Hay operarios, especialistas en armas y un ingeniero en medio ambiente. Para Labudia la medida tiene que ver con un vaciamiento sistemático de la fábrica que las autoridades vienen haciendo desde mediados del año pasado. “Ellos dicen que hay gente de sobra porque no hay trabajo. Si no hay trabajo es porque no compran los insumos para producir. El año pasado habían quedado de la etapa anterior y este año comenzaron los problemas”, explicó Labudia.

Hoy los empleados de la fábrica se quedarán en las puertas del predio y mañana volverán a concentrarse y movilizar en reclamo de los puestos de trabajo.

Fuente: El Ciudadano