La CGT convocó a un paro nacional para el viernes

Hoy se espera una gran movilización al Congreso, convocada por todas las centrales sindicales.

Luego de eludir por dos años lo inevitable, la CGT no tuvo más remedio – a riesgo de ser desbordada por sus bases- de llamar a un paro general en repudio a la trágica reforma previsional que es un saqueo a los jubilados. Con un aditamento llamativo: el paro se realizará  si el Congreso vota afirmativamente la ley durante la jornada de hoy y no previo a la votación,  justamente para impedir el saqueo antes que se consume.

El paro, acompañado por las dos CTA, todos los movimientos sociales, el peronismo en sus distintas versiones, y la izquierda se calcula que tendrá un acatamiento muy fuerte.

Así lo anunció ayer el Secretariado de la central que conduce el triunvirato integrado por Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer (ayer fuera del país, pero representado por su hermano Rodolfo, y otros dirigentes del sector). La mecha se encendió en pocas horas; fue cuando la Casa Rosada, temiendo el creciente descontento social con la reforma previsional, decidió adelantar la sesión en Diputados para hoy.

Los perros de la Gendarmería atacando a manifestantes frente al Congreso. Entre ellos varios diputados que resultaron heridos. “El modelo no cierra sin represión”
Así lucía el Congreso ayer antes de la represión de las fuerzas de seguridad nacionales. Desde el retorno a la Democracia nunca se había visto un despliegue tan nutrido de Gendarmes custodiando el Palacio Legislativo.

“El proyecto le mete la mano el bolsillo al futuro de los trabajadores y condena a la sobrevivencia y a la miseria a los actuales jubilados, nunca tuvo nuestra aprobación y lo rechazamos en todos sus términos”, arrancó diciendo ayer Schmid en la sala de conferencias de prensa, en el histórico edificio de la calle Azopardo al 800.

Los 5 puntos del  comunicado de la CGT:

  1. “Declarar el estado de alerta y sesión permanente de su Consejo Directivo;
  2. adherir y apoyar a todas aquellas expresiones sociales y gremiales que coincidan con nuestro reclamo y que, en el ámbito de la paz social que nos caracteriza, exprese su rechazo a la política económica nacional;
  3. rechazar cualquier acto de represión por parte de las fuerzas del orden que pretenda avanzar sobre el derecho y la libertad de expresión que, en este sentido, la CGT promueve;
  4. movilizar a todos sus cuadros dirigentes y trabajadores al Congreso a las 14 para rechazar el tratamiento de la Ley de Reforma Previsional”.
  5. Y, por último, “si aun así, la Cámara de Diputados decidiera dar quórum y tratar la ley votando en forma positiva su sanción, decretar un paro nacional” para el viernes.

 

Fuente: La Capital/ Página 12 / CGT