La indigencia se duplicó en el Gran Rosario

Los datos que entregó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dan cuenta que en el Gran Rosario se registró un fuerte crecimiento del nivel de indigencia en los últimos seis meses (es decir, de personas que no llegan a cubrir una canasta básica de alimentos). En diciembre de 2016 ese guarismo se ubicó en el 3,8%, mientras que el primer semestre de 2017 cerró en 7%. En tanto, el nivel de pobreza se mantuvo estable: cayó apenas 0,4 en el mismo lapso.

 

Las cifras fueron divulgadas ayer por el Indec en el marco de la medición que se entrega cada seis meses.

Según el organismo, la pobreza en la Argentina cayó hasta el 28,6% al término del primer semestre del año, por debajo del 30,3% del período julio-diciembre de 2016, cuando había 8,2 millones de pobres.

En tanto, el nivel de indigencia alcanzó al 6,2% de los habitantes del país, frente al 6,1% del anterior reporte. Así, las personas que no llegan a cubrir la canasta alimentaria mínima en todo el país son 2,4 millones.

Al mismo tiempo, las cifras sobre pobreza e indigencia son las más bajas registradas oficialmente desde que asumió la presidencia Mauricio Macri, aunque siguen siendo muy superiores al período 2005-2015, en el que iban a la baja año tras año. El flagelo afecta aún a 11,3 millones de argentinos.

Contexto

De acuerdo al organismo que conduce Jorge Todesca, el Gran Rosario tiene mayor cantidad de población por encima de la pobreza que Tucumán, Jujuy y La Rioja. También tiene una tasa de indigencia mayor a esos aglomerados, y que ciudades de otras regiones como el NEA. Por caso, ese indicador es más alto que en Formosa y Posadas. En cambio, tiene una menor tasa de pobreza que Córdoba, La Plata y los partidos del Gran Buenos Aires, lo mismo que ocurre con la indigencia.

Fuente: Indec / El Ciudadano