Argentina: la economía más vulnerable del mundo

Duros informes de agencias financieras que advirtieron sobre los riesgos de esta fragilidad en las empresas nacionales.

A dos semanas de las elecciones primarias presidenciales, el sector financiero mundial puso bajo la lupa la economía argentina, y el resultado no fue positivo. Este miércoles, mientras la agencia especializada Bloomberg puso a la Argentina como la economía más frágil del mundo, desde la calificadora Moodys advirtieron sobre los riesgos que esa fragilidad implica para las empresas nacionales.

Cinco factores explican el primer puesto de la Argentina en el podio de los países más vulnerables de Bloomberg: un muy elevado ratio (40,5%) de deuda externa de corto plazo sobre el PBI, una desviación de 35,8 puntos porcentuales de inflación por encima de la meta abandonada en septiembre (10%), un muy bajo ratio de Reservas Internacionales de cobertura (solo 85,9%, frente al 159,9% de Brasil por ejemplo), un déficit de cuenta corriente del 2% del PBI y una pobre efectividad del gobierno.

En la última medición, la agencia de finanzas había dejado a nuestro país en el segundo puesto del ranking, siendo superada por Turquía, que también sufrió el año pasado una brusca devaluación a partir de la crisis desatada por la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Ahora, ese término fue inverso: Argentina primero, Turquía segundo y Sudáfrica sigue en el tercer escalón. Cinco factores explican el primer puesto de la Argentina en el podio de los países más vulnerables de Bloomberg: un muy elevado ratio (40,5%) de deuda externa de corto plazo sobre el PBI, una desviación de 35,8 puntos porcentuales de inflación por encima de la meta abandonada en septiembre (10%), un muy bajo ratio de Reservas Internacionales de cobertura (solo 85,9%, frente al 159,9% de Brasil por ejemplo), un déficit de cuenta corriente del 2% del PBI y una pobre efectividad del gobierno.

Por su parte, Moodys advirtió que la debilidad económica y la incertidumbre política se conjugan para incrementar los riesgos para la mayoría de los sectores: automotor, energético, bancos y construcción entre otros, por la caída de la economía. Pero también a las provincias, por una menor recaudación.

(BAE Negocios)