Carlos del Frade denuncia una “democracia de baja intensidad”