Censura en el INTA: prohiben usar la palabra “agrotóxico”

La comunicación interna del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la mayor institución “técnica” del agro argentino, es clara: prohíbe a sus trabajadores utilizar el término “agrotóxico” en escritos y publicaciones institucionales. Insta a llamarlos, como proponen las empresas que los venden, “agroquímicos” o “plaguicidas”. Al mismo tiempo, el INTA forma parte e impulsa una campaña para lavar la imagen del agronegocio, la llaman “Red BPA (Buenas Prácticas Agrícolas)”. Comparte políticas e intereses comunes con Monsanto, Bayer, Aapresid (Asociación de Productores de Siembra Directa) y todo el empresariado transgénico. El emisor del correo con la prohibición, Hernán Trebino, defendió su decisión: “Cualquier ingeniero agrónomo sabe que los agroquímicos bien utilizados no producen efectos negativos en la salud”. Y retrucó: “Todo puede ser perjudicial. Si te das una sobredosis de aspirinas, seguro te hace mal”.

La nota interna

 

INTA

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) fue fundado en 1956 y cuenta con presencia en todas las provincias y cientos de localidades de la Argentina profunda. Es un ente autárquico, aunque está en sintonía con las políticas agrarias marcadas por el gobierno nacional. Sus máximas autoridades son cargos políticos. Suele definirse como una entidad “científico-técnica” del campo y existe un gran sentido de pertenencia de ser “intiano”. Autoridades y los más fanáticos suelen hablar de “familia” del INTA y se ufanan de tener “la camiseta puesta”.

Su organización territorial está conformada por quince “centro regionales” en los que se divide el país. Son una suerte de provincias dentro del país INTA. Y tiene sus “gobernadores” (directores regionales). El miércoles 10 de mayo, a las 16.29, uno de esos directores regionales envió un correo a ocho direcciones, autoridades de la institución. El asunto-título señala “directivas sobre la comunicación institucional”. El correo electrónico aparece con la etiqueta de “Importancia: alta”.

“En las comunicaciones de los profesionales, así como en los materiales impresos, virtuales o en cualquier otro tipo de comunicación institucional correspondiente al INTA o a alguna de sus unidades, programas, proyectos, o instrumentos de intervención, cualquiera sea su categoría, deberá practicarse una abstención irrestricta (en negrita) del empleo de: 1- El nombre o logo de agrupaciones políticas o partidarias. 2- El término “agrotóxico”, ya que su empleo implica una posición valorativa negativa que presupone un uso inadecuado o inapropiado de una alternativa tecnológica que bien empleada no debería constituirse en riesgo para la salud humana o ambiental. Se debe emplear “productos fitosanitarios” o “agroquímicos” en vez de “agrotóxicos” o cualquier otra referencia que implique un posicionamiento sobre estos productos que no se corresponde con decisión institucional alguna”. Firmado por el director del Centro Regional Buenos Aires Norte, Hernán J. Trebino.

En la misma comunicación argumenta que la orden se debe a “situaciones que se originaron en las últimas semanas (…) que originaron los correspondientes llamamientos desde la Dirección Nacional” del INTA. Finaliza con “se solicita pronta difusión y cumplimiento de esta directiva. Saludos cordiales”.

La reacción

La reacción de la gente no se hizo esperar y en el frente de una de las agencias del INTA apareció pintada la palabra prohibida

 

Fuente: NAN  /lanan.com.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.