Denunciaron a Graciela Ocaña por enriquecimiento ilícito

La denuncia contra la diputada oficialista la presentó Gustavo Vera, quien precisó que su patrimonio pasó de un millón y medio a cuatro millones de pesos entre 2015 y 2016. El ex legislador porteño pidió que se investigue también si incurrió en negociaciones incompatibles con su condición de funcionaria pública y falsedad maliciosa en la presentación de su declaración jurada

El principal referente de la Ong La Alameda y ex legislador porteño, Gustavo Vera, denunció ayer a la diputada de Cambiemos, Graciela Ocaña, por la posible comisión de los delitos de enriquecimiento ilícito, negociaciones incompatibles con su condición de funcionaria pública y falsedad maliciosa en la presentación de su declaración jurada del año 2016 donde, según la denuncia, expresa un “notable” crecimiento de su patrimonio que en el transcurso de un año pasa de 1,5 millones de pesos a cuatro millones. La diputada reaccionó afirmando que está siendo objeto de una operación mediática.

Vera presentó la causa penal a través de su representante legal, Daniel Llermanos, a la sazón abogado del líder camionero, Hugo Moyano, y que recayó en el juzgado de Julián Ercolini. En el escrito el ex legislador destaca el “notable” crecimiento económico de Ocaña que surge de la simple lectura de su declaración jurada de 2016, presentada ante la Oficina Anticorrupción, en comparación a la remitida el año anterior. Según el escrito “ascendió de $ 1.523.321,70 a $ 4.052.874,46 pesos, aclarándose que había adquirido deudas por 629.714,03 pesos. Vera sostiene que en la declaración jurada se pueden apreciar “además de incrementos patrimoniales no justificados, diversas inconsistencias”.

En cuanto a las “inconsistencias”, la demanda realiza un listado donde destaca la compra de un inmueble de 59 metros cuadrados en la Ciudad de Buenos Aires a través un crédito otorgado en 2013 y cuya valuación ascendería 630 mil pesos pero que para los denunciantes “este importe sería inferior al real”. Por otra parte, señala el llamativo valor de un centavo que la diputada le otorgó a otro inmueble declarado como propio, de 197 metros cuadrados, y que está ubicado en la localidad bonaerense de Haedo. Este también fue comprado a través de un crédito en el año 2000 y que al momento de la adquisición se declaró un valor de 282 mil pesos.

En la denuncia consta la existencia de una caja de ahorro a nombre de la legisladora con un monto de 154 mil pesos “obtenidos mediante la venta de activos” que según el escrito presentado ante la justicia no se detallan lo que vendió y mucho menos “explica de qué manera en ese mismo ejercicio el monto depositado se eleva a 825 mil pesos”.

Vera y Llermanos destacan también la propiedad de una parcela de mil metros cuadrados que forma parte del barrio privado “Terravista”, ubicado en el partido de General Rodríguez, cuya valuación asciende a 900 mil pesos. El escrito sostiene que en la declaración jurada la parcela figura como un baldío pero advierten que “existiría una muy lujosa casa” a la que le otorgan un valor de un millón de dólares. Es más, apuntan que Ocaña declaró que incorporó ingresos por la suma de 1,7 millones de pesos como titular de la empresa constructora “Área Tr3s Constructora SA”. La empresa está radicada en Hurlingham y se constituyó en 2015 con el objetivo de llevar adelante construcciones, reformas y reparación de edificios residenciales. En ese sentido, los demandantes dicen que la empresa obtuvo la licitación de una obra con el Municipio de Pilar en 2016 para reparar una escuela secundaria, pero a pesar de ello la firma hoy “se encuentra en un proceso de iliquidez debido a la extensión de cinco cheques sin fondos, por un total de 140 mil pesos”. Por último, Vera y Llermanos señalan también como un elemento para la investigación la relación de la “Fundación Confianza Pública” con los gastos de campaña de Ocaña. Advierten que el domicilio de la fundación en Puerto Madero coincide con el de la diputada pero también con el de otras empresas que detallan en su denuncia.

Ocaña desmintió todo y lo definió como “una farsa y un delirio”. Reconoció, durante una entrevista televisiva, que adquirió una propiedad en General Rodríguez luego de vender su casa de Haedo. Aseguró que esa venta es “la razón de mi crecimiento patrimonial” y que la denuncia responde a una operación mediática para desprestigiarla y hacer caer sus denuncias contra Moyano. “No sólo haremos el descargo ante la justicia sino que también refutaremos las mentiras que están en esa denuncia y luego los demandaremos por calumnias e injurias”, aseguró Ocaña.

 

(Página 12)