El FMI dijo que el país debe ajustar el gasto primario

El 85% de esa partida se destina a las jubilaciones y al pago de salarios del Estado

El FMI hizo referencia a, se estima, una de las cuestiones centrales que serán consideradas en la negociación de condicionalidades para la asistencia financiera: la reducción del déficit fiscal, tanto primario como financiero. “Una continua reducción del déficit fiscal primario (mediante una mayor reducción inicial del gasto primario corriente) ayudaría a anclar las expectativas inflacionarias en el marco de tasas de interés más bajas, a reducir la vulnerabilidad relacionada con las fuertes necesidades brutas de financiamiento fiscal y a encauzar el coeficiente de deuda pública en una trayectoria más sostenible”, opinó el organismo financiero. De acuerdo a datos oficiales, buena parte del gasto primario corriente aparece como inflexible, ya que el 85% corresponde a pagos de jubilaciones y salarios. Tras aplicar recortes en subsidios económicos, esa partida del gasto corriente representa apenas el 5%.

Por último, casi como un adelanto de esta nueva etapa en la relación entre el Fondo y la Argentina, el reporte sostiene que “para lograr un crecimiento más vigoroso, sostenible e inclusivo, se precisará un mayor avance del programa de reformas estructurales para eliminar las distorsiones y los cuellos de botella pendientes”.

Otro aspecto que tendrá lugar en la negociación con el FMI será la política monetaria y las metas de inflación. De acuerdo a los documentos oficiales del organismo que explican los fundamentos de la condicionalidad al otorgar créditos, los técnicos brindarán “directrices sobre el enfoque basado en exámenes para la condicionalidad de la política monetaria en aquellos países con regímenes de metas de inflación o regímenes de política monetaria en evolución, conforme a los nuevos documentos de política elaborados por el FMI sobre estos temas”. De hecho, en el primer capítulo de las reuniones técnicas estuvo presente el vicepresidente del BCRA, Lucas Llach. Y respecto a la deuda pública (a Washington también viajó el secretario de Finanzas Santiago Bausili) el FMI modificó su política de medición de los pasivos, de manera que “incorpora toda la deuda pública en lugar de incluir solo la deuda pública externa, integra el tratamiento de la deuda externa concesionaria y no concesionaria y vincula más estrechamente los factores de vulnerabilidad de la deuda pública con el uso y especificación de la condicionalidad de la deuda pública”.

(Diario BAE)