El gigante telefónico chino que le ganó a Apple en África

El fabricante de teléfonos inteligentes Transsion es la marca que dejó atrás también a Samsung en las ventas en el continente; su estrategia es “pensar globalmente, actuar localmente”

Jenni Marsh
ADDIS ABEBA, Etiopía (CNN) – Uno de los fabricantes de teléfonos inteligentes más grande de China nunca ha vendido un teléfono en el país. Sin embargo, a miles de kilómetros de distancia, domina los mercados de África. Desconocido en Occidente, Transsion ha dejado a jugadores globales como Samsung y Apple en su estela en un continente que alberga a más de mil millones de personas.

En ciudades como Lagos, Nairobi y Addis Abeba, las concurridas calles están inundadas por los brillantes escaparates azules de la marca insignia de Transsion, Tecno. En China, la compañía no tiene una sola tienda, y su imponente sede en la megaciudad del sur de Shenzhen pasa casi desapercibida entre los rascacielos que llevan los nombres de las empresas tecnológicas chinas más famosas.

Tecno mobile. El signo de la compañía en Addis Ababa. Es muy común encontrar anuncias de la marca en las ciudades africanas. (CNN)

La compañía tomó un camino diferente hacia el éxito que otros fabricantes chinos de smartphones como Huawei y Xiaomi, que comenzaron en China antes de expandirse en el extranjero.

Transsion construyó su negocio en África. Y no tiene planes de volver a casa.

La selfie perfecta

En Edna Mall, en la bulliciosa BoleRoad en Addis Abeba, la capital de Etiopía, Mesert Baru posa para su Tecno Camon i. “Este teléfono es realmente bueno para las selfies”, dice la asistente de tienda de 35 años de edad, admirando la foto que acaba de tomar.

La satisfacción de Mesert no es accidental. Las cámaras de Tecno se han optimizado para la complexión de los africanos, explica ArifChowdhury, vicepresidente de Transsion. “Nuestras cámaras ajustan más luz para obtener una piel más oscura, por lo que la fotografía es más hermosa”, dice. “Esa es una de las razones por las que hemos tenido éxito”.

El fundador de Transsion, George Zhu, había pasado casi una década viajando por África como jefe de ventas de otra compañía de teléfonos móviles cuando se dio cuenta de que vender teléfonos fabricados para mercados desarrollados era el enfoque equivocado para África.

El momento difícilmente podría haber sido mejor. A mediados de la década de 2000, el gobierno chino, bajo su estrategia de “Salir”, alentaba a los empresarios a mirar al exterior y forjar vínculos más fuertes con las naciones africanas en particular. Los teléfonos celulares se estaban propagando rápidamente en China, pero en África, que tiene una población aproximadamente similar, todavía eran un lujo muy raro.

África, en otras palabras, podría ser la nueva China.

Dar a los consumidores lo que quieren

En 2006, Zhu lanzó Tecnoen Nigeria, apuntando primero a la nación más poblada de África. Desde el principio, el lema de la compañía fue “pensar globalmente, actuar localmente”, lo que significaba fabricar teléfonos que satisficieran las necesidades específicas de los africanos.

“Cuando empezamos a hacer negocios en África, notamos que las personas tenían varias tarjetas SIM en su billetera”, dice Chowdhury. Ellos cambiaban las tarjetas de manera incómoda a lo largo del día para evitar los altos cargos que los operadores cobrarían por llamar a diferentes redes, dice Nabila Popal, quien rastrea el uso de dispositivos en África para la firma de investigación IDC. “No pueden pagar dos teléfonos”, dice Chowdhury, “así que les trajimos una solución”. Zhu hizo todos los teléfonos Tecno con doble SIM.

Siguieron más innovaciones. Transsion abrió centros de investigación y desarrollo en China, Nigeria y Kenia para descubrir cómo atraer mejor a los usuarios africanos. Los idiomas locales, como el amárico, el hausa y el swahili, se agregaron a los teclados y a los teléfonos se les dio una mayor duración de la batería.

Una tienda Tecno en Bole Road en Addis Abeba. (CNN)

La duración extra era importante. En Nigeria, Sudáfrica y Etiopía, por ejemplo, el gobierno a menudo corta la electricidad para ahorrar energía, dejando a las personas sin poder cargar sus teléfonos por horas. En los mercados menos desarrollados, como la República Democrática del Congo, dice Chowdhury, es posible que los consumidores tengan que caminar 30 kilómetros para cargar su teléfono en el mercado local, y que tengan que pagar para hacerlo. “Para ese tipo de consumidores, una mayor duración de la batería es una bendición”, agrega.

Sewedo Nupowaku, el CEO de la compañía de entretenimiento Revolution Media, con sede en Lagos, dice que cambió de un Samsung S3 a un TecnoL8 por este motivo. “Puedo pasar 24 horas hablando constantemente, navegando en este teléfono, no hay problema. Con un Samsung, de ninguna manera”.

Pero quizás el movimiento más inteligente de Transsion fue su precio. Tiene tres marcas principales: Tecno, Infinix e Itel. La mayoría de sus funciones y teléfonos inteligentes se venden entre 15 y 200 dólares.

Mesert dice que compró su teléfono inteligente Tecno por 2,000 birr (72 dólares). En una tienda cerca de su lugar de trabajo, un iPhone 7 cuesta el equivalente a 906 dólares y un Samsung Galaxy J7 alrededor de 360 dólares. El salario mensual promedio en Etiopía varía de 1,500 birr (54 dólares) a 3,000 birr (108 dólares), y la mayoría de los vendedores en África no permiten que los clientes paguen en cuotas.

“Alrededor del 95% de los smartphones Transsion cuestan menos de 200 dólares”, dice Mo Jia, analista de la firma de investigación tecnológica Canalys. “Ellos son el rey de los smartphones económicos”.

Tecno: somos africanos

Hace menos de una década, los teléfonos chinos apenas estaban en el radar en África. En 2010, Nokia y Samsung dominaban las ventas en todo el continente. En la primera mitad de este año, la participación de Nokia en el mercado se había derrumbado y Samsung estaba vendiendo solo uno de cada 10 teléfonos. Transsion había salido de la nada para tomar más del 50% del mercado, según Canalys. Tan solo en los smartphones, representa casi un tercio de todas las ventas en África, según IDC.

Apple ha sido complaciente con los mercados africanos, dice Jia, porque consideraba que no vale la pena luchar por los márgenes de ganancia bajos en los teléfonos de bajo costo. Transsion, por otro lado, está feliz de trabajar con márgenes estrechos, agrega. Apple no respondió a las solicitudes de comentarios.

La fábrica este es el sitio donde se llava a cabo el ensamblaje de Transsion en Addis Abeba, Etiopía. (CNN)

El aumento de Transsion refleja el papel más amplio que ahora desempeñan las empresas chinas en el suministro de la tecnología que la gente de África utiliza para comunicarse, incluidas las redes de Internet de alta velocidad en las que se basan los smartphones. A pesar de las preocupaciones de seguridad en países como Estados Unidos y Australia sobre Huawei y ZTE, Jia espera que la demanda de productos chinos se mantenga fuerte en África, donde los gobiernos y los consumidores son tan sensibles a los precios.

En su comercialización, Transsion minimiza sus raíces chinas. “En África, decimos que somos africanos”, dice Chowdhury, explicando por qué las tiendas de Tecno no tienen caracteres chinos o signos de ser una marca china. En el informe Brand Africa 100 2017-2018, publicado por la revista African Business, Tecno se clasificó como la séptima marca más admirada de África. Eso fue superior al 14 del año anterior, pero aún se encuentra detrás de Samsung (2º) y Apple (5º). El iPhone todavía es considerado un producto de lujo que muchos africanos aspiran a poseer.

En Etiopía, Transsion dio un paso más para asimilarse. Desde 2011, todos los teléfonos que vende en la segunda nación más poblada de África han sido ensamblados en sus instalaciones en los suburbios de Addis Abeba. Cerca de 700 trabajadores juntan pantallas, placas de circuito y baterías fabricadas en Shenzhen para producir 2000 smartphones y 4000 teléfonos insignia por día.

Transsion dice que tiene un total de 10,000 empleados locales en África y 6,000 en China. Su fuerza laboral africana de bajo costo lo ayuda a mantener bajos los precios, según Jia. También agrega atractivo para algunos consumidores. “Me gusta que mi teléfono esté hecho en Etiopía”,dice Mesert.

Un rival propio de Spotify

Nigeria, con una población de 186 millones, es el mercado más grande de Transsion. Se ha conectado con los consumidores a través de una de sus mayores pasiones: la música.

Oye Akideinde, un rapero aficionado que se convirtió en desarrollador de software, fue reclutado por Tecno en 2015 para lanzar una aplicación de música llamada Boomplay, un rival propio de iTunes o Spotify. La mayoría de los usuarios nigerianos de Internet crecieron ilegalmente descargando música o transmitiéndola gratis en YouTube, según Akideinde, un residente de Lagos de 40 años.

Tecno escindió a Boomplay y su división de aplicaciones en una nueva compañía, TranssNet, el año pasado.Con el respaldo de NetEase, una compañía china de Internet de 30,000 millones de dólares, TranssNet planea introducir un conjunto de aplicaciones financieras en teléfonos inteligentes fabricadas por Transsion.

Las compañías chinas han estado ansiosas por usar la tecnología para aprovechar los hábitos de gasto de los africanos. En 2015, el operador de pagos móviles de Kenia M-Pesa migró a sus 12.8 millones de suscriptores a la plataforma de dinero móvil de Huawei a medida que se expandía por África Oriental y más allá. El movimiento incrementó el número de transacciones que M-Pesa podría procesar, y la base de usuarios de la aplicación se ha más que duplicado desde entonces.

Expandiéndose en la India y más allá

Para Transsion, el crecimiento futuro provendrá de la construcción de su negocio fuera de África en otros mercados en desarrollo, como Rusia, Indonesia y Bangladesh. En 2017, lanzóTecno en India y en un año había reclamado el 5% del enorme mercado, según IDC.

¿Cómo progresó tan rápido Tecno? Chowdhury de Transsion dice que ha ayudado otra innovación adaptada a las costumbres locales.

“Los indios usan sus manos para comer”, dijo. Dice: “entonces sus dedos se engrasan. ¿Qué pasa si estás almorzando y su jefe llama? Intentan atender la llamada, pero su huella digital no funcionará”.

La solución: pantallas que pueden leer dedos grasientos.

 

Fuente: Expansión, México (expansion.mx)