El presupuesto para políticas sociales y adultos mayores cayó el 52 % en dos años

Sólo en los primeros dos años de gestión, el gobierno de Cambiemos concretó un fortísimo ajuste presupuestario en “políticas sociales” y programas destinados a los adultos mayores, según se desprende de un pedido de información pública presentado por el Observatorio de Derechos Humanos (ODH) ante el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Carolina Stanley.

Según los datos oficiales (a los que pudo acceder el portal ámbito.com), frente al 2015 redujo 30% el monto ejecutado en 2016 para la Secretaría de Articulación de Políticas Sociales y hasta 22% en el 2017.

De esa área, dependen la “asistencia directa” a las organizaciones barriales, instituciones y personas; los dispositivos territoriales y la atención en centros móviles, como los conteiner sanitarios, de seguridad social y gestión de trámites; las acciones en centros comunitarios; la ayuda directa por “situaciones especiales” a personas; las emergencias sociales para catástrofes y atención en conflictos climáticos; y la asistencia y entrega herramientas en talleres familiares y comunitarios.

En 2015 se presupuestaron $ 5.788 millones y se ejecutaron $ 5.777 millones. En 2016, el primer año completo de gestión de Mauricio Macri, se previó $ 1.851 millones y se gastaron $ 1.692 millones. En el 2017 se proyectaron $ 5.183 millones y finalmente se utilizaron $ 4.483 millones.

“En términos generales se aprecia una reducción muy significativa en la asignación y ejecución presupuestaria del Ministerio en 2016 respecto del 2015. Si bien para 2017 los presupuestos vuelven a incrementarse, no llegan a los valores nominales que tenían asignados en 2015. Por lo que en valores reales (descontada la inflación) el supuesto incremento no es tal, sosteniendo la reducción drástica aplicada en 2016”, enfatizaron desde el ODH.

La inflación del Congreso cerró 2016 con una suba anual de 40,3% y la del 2017 fue de 24,6%.

Otra área sensible de la sociedad donde también se verificó un importante recorte fue en la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores, donde confluyen el sector de Cuidados en la Comunidad y un espacio gubernamental para promocionar la educación, la cultura y la comunicación.

La atención gerontológica, que incluye programas de Cuidados Domiciliarios; de Calidad de Vida para Personas con Deterioro Cognitivo y Alzheimer; de Autonomía Personal y Accesibilidad Universal; de Inclusión Digital; Buen Trato, y proyectos recreativos como “Bien Activos” para hacer ejercicios y la Radio Abierta, sufrieron fuertes ajustes.

El presupuesto general para los Adultos Mayores cayó 42% en 2016, respecto del 2015, y si bien al año siguiente creció 21%, lo hizo por muy debajo de la inflación anual del 40%.

La cara del recorte también se ve reflejada en la menor cantidad de recursos destinos a las capacitaciones de los profesionales a cargo del cuidado de los abuelos.

En el primero de los años de Cambiemos la cantidad de personas asistidas y capacitadas bajó 75,8%, frente a 2015, mientras que en 2017 sufrió una pérdida de 59,6%.

Fuente: Ámbito.com / Sebastián Penelli