En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso. Por Alejo Marcigliano

Ese es el viejo refrán. ¿Así dice, no? Lo escuché cuando era chiquito como remate de la fábula de “Pedro y el lobo”. Tanto levantar la alerta en broma, tanto levantar la alerta en broma, que cuando se necesitó ayuda en serio, nadie reaccionó. En un próximo post analizaré qué pasa ahora, y qué cambia en el mercado a partir de la eliminación del piso de la banda tarifaria, que entraría a regir desde agosto próximo. Pero quiero detenerme antes en otro detalle: sin despeinarse (y no es un chiste referido a su calva), el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, viene explicando hace dos días, porqué tomó una medida que se negó enfática y expresamente a tomar desde hace por lo menos dos años.

No se trata de defender esa medida (la banda tarifaria), eso en definitiva es elemento de otro debate. Me refiero a la confiabilidad, a la confianza que uno debe tener en la política y sus actores. De hecho y según dicen los economistas, parte de la crisis financiera que atraviesa nuestro país tiene que ver con esto mismo: con confiar en el gobierno. Con mentiras no se construye la confianza. Pero claro, se trata de políticos.

Reconozco que es difícil encontrar “perlitas de sabiduría” en el cine mainstream de Hollywood. Todo es o chabacano, o lleno de lugares comunes. Sin embargo, hay honrosas excepciones, como lo es una breve escena del film “La caza al Octubre Rojo”, que protagonizan Sean Connery y Alec Baldwin, que viene al caso. Justamente este último actor, en la piel del analista de la CIA y la Inteligencia Naval, Jack Ryan, mantiene un diálogo con el asesor de Defensa del presidente de Estados Unidos, Jeffrey Pelt (encarnado por Richard Jordan). Para comenzar la charla, el funcionario dice: “Yo soy político, por lo tanto, embustero y tramposo, cuando no beso a los niños les estoy robando sus caramelos”, asegura. Y remata: “pero eso significa que mantengo siempre, todas mis opciones abiertas”.

Dietrich se resistió a tomar una medida controversial y polémica para el medio local, prometió no tomarla en reiteradas ocasiones, pero hoy puede ser un salvavidas necesario. Sin banda tarifaria la apuesta es a sostener la demanda en el mercado, que las low cost hagan “ruido” con sus promociones alocadas, que aparezcan nuevas empresas, que se llenen los aviones. No importa en el fondo si el mercado no está creciendo y, en realidad, se suben a las aeronaves los viajeros del bus. Algunos consultados off the record, aseguran que las ventas de tickets se desplomaron en mayo y junio. Esto va a impactar en las cifras paulatinamente porque mucho de lo volado a partir de julio fue comprado antes. Pero se va a sentir y la quita del piso tarifario espera ser el antídoto.

Pero decía que no iba a analizar los efectos, lo veremos en otro post. Lo que quería recordar es que Dietrich negó que iba a quitar la banda una y otra vez.

En un rápido racconto: lo hizo en mayo de 2016 cuando tras reunirse con los sindicatos de la FAPA (Federación Argentina del Personal Aeronáutico), éstos emitieron un comunicado afirmando que el ministro se había comprometido a “no eliminar el piso de la banda tarifaria con lo cual se evitará la llegada de empresas low cost”, y el funcionario nunca desmintió ese texto. A mediados del año pasado, Aerolíneas Argentinas hizo un balance parcial de gestión en el propio Ministerio de Transporte y en rueda de prensa Dietrich señaló que “es correcto el actual piso de la banda tarifaria”. Volvió a justificar la existencia de la banda cuando en diciembre de 2017, durante la presentación del primer Boeing B-737MAX 8 de Aerolíneas, afirmó que no era necesario derogarla porque “va a ir bajando al estar congelada”. Cuando días más tarde fue Flybondi la que presentó su primer Boeing B-737/800, reconoció que el CEO de esa compañía, Julian Cook, se lo había pedido “un millón de veces”. Y siempre era no, sin matices, sin hablar de momentos, sin hablar de analizarlo en un futuro… pero hoy lo necesita, y sabe que tiene “esa opción abierta”

*Alejo Marcigliano / Airlines Observer