En febrero los plazos fijos tradicionales en pesos vuelven a perder con la inflación

Con las tasas que los bancos pagan por las colocaciones tradicionales por el piso, los ahorristas se vuelcan a plazos fijos UVA. El dólar también tienta más: esperan más presión sobre el blue, el MEP y el contado con liqui

Los plazos fijos tradicionales en pesos lucen hoy como una de las peores opciones para los ahorristas. En plena política de recorte de tasas del Banco Central para sacar de terapia intensiva a la economía, estos depósitos ya pagan menos del 34% anual en promedio. Así, en febrero volverían a perder con la inflación.

Es que la tasa promedio mensualizada que pagan los bancos es del 2,8% y se ubica por debajo de la suba de precios esperada para este mes por los analistas consultados por la entidad que conduce Miguel Pesce en su último Relevamiento de Espectativas del Mercado (REM): 3%.

Esto ocurre pese a que hoy, jueves 6 de febrero, no se registran grandes caídas en las tasas que ofrecen las entidades financieras a sus clientes. Sólo el Banco Galicia recortó medio punto el interés anual hasta dejarlo en 32,5%.

Entre las entidades con mayor volumen de depósitos, las mejores tasas siguen siendo las del Banco Ciudad y el Banco Nación, que se mantienen en 35%. Como ya es costumbre, el Banco Macro se posiciona en último lugar, con 29,5%.

En el medio, continúan los tipos de interés en el Banco Santander (33,5%), el Provincia (33%), el ICBC (32,6%), el HSBC (32,5%) y el Credicoop y el BBVA (32%).

La semana pasada, el Central bajó otros dos puntos la tasa de Letras de Liquidez (Leliq) al 48% con el objetivo de estimular el financiamiento privado para intentar reactivar la actividad. Se trata de una política sostenida desde la asunción de Pesce, que en sus casi dos meses de gestión ya la recortó en 15 puntos.

Así, los plazos fijos UVA se posicionan como una opción más tentadora que el BCRA estimula para intentar que los ahorristas se queden en pesos y no vayan a presionar al dólar paralelo. El stock en este tipo de colocaciones, que se ajustan por la variación del IPC más un plus que define cada banco, creció en enero 72,2% al sumar $17.006 millones.

El alza se potenció luego de que a mediados del mes pasado la autoridad monetaria habilitara la posibilidad desde febrero de cancelar estos depósitos de forma anticipada a partir de los 30 días -hasta el 31 de enero el plazo mínimo de colocación era de tres meses- y estableciera que las colocaciones a 90 días deberán ofrecer, como mínimo, una tasa de interés del 1% por encima de la variación de la UVA.

Además, el BCRA abligó a los bancos a ofrecer los nuevos «Depósitos con opción de cancelación anticipada en UVA» a través de canales presenciales y electrónicos.

A favor de esta opción juega también el cepo cambiario versión hard, que pone un tope de US$200 mensual a la compra de dólares y un impuesto del 30% a estas transacciones, y obliga a las personas que quieren ahorrar en divisas a operarlo a través de la Bolsa.

Lo cierto es que tanto el dólar MEP como el contado con liqui fueron en enero una mejor opción que los plazos fijos tradicionales ya que acumularon subas mensuales superiores al 12%. Para este mes el mercado también los ve como una opción tentadora: la bomba de pesos que podría dejar en la calle el vencimiento del bono Dual (AF20) se instala como un elemento de presión para el tipo de cambio extraoficial.

Dólar hoy

Mientras tanto, el dólar hoy abrió sin sobresaltos. Aún sin operaciones registradas, el tipo de cambio mayorista cotiza a $60,59. Ayer, pese al control de cambios, acumuló su décima suba consecutiva y marcó su récord nominal ante una mayor demanda de empresas y bancos. El Central intervino con ventas por US$50 millones para contener el aumento.

«Las ventas del BCRA, activadas por una demanda autorizada sin respuesta, atendieron los pedidos de compra sin cobertura del lado de la oferta privada», apuntó el operador Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

El dólar oficial, en tanto, se mantiene a $63 en el Banco Nación. Mientras que el promedio de las entidades de la city porteña, que elabora diariamente el Central, cerró ayer en $63,10. Así, el dólar solidario, que resulta de la aplicación del impuesto País del 30%, se ubicó en $81,90.

El dólar blue, que se consigue en las cuevas del circuito informal, comenzó el día estable a $78.

Por su parte, los tipos de cambio implíticitos en las operaciones bursátiles no registran variaciones en el comienzo de la jornada.

Ayer el dólar contado con liqui (CCL) cerró sin camibos a $84,83, mientras que el dólar MEP cedió 0,1% y terminó a $82,83. Así, la brecha cambiaria con el mayorista se ubica en 39,3% y 36,3%, respectivamente.

¿Tensión por bomba de pesos?

El flojo resultado que arrojó este martes el canje del AF20 que realizó el Ministerio de Economía este martes incrementó las preocupaciones del mercado. Es que el 13 de febrero vencen unos $105.000 millones del bono Dual y con esta operación el Gobierno apenas logró patear para agosto de 2021 el 10%, unos $10.400 millones, a través de los cuatro nuevos títulos ofrecidos.

En ese sentido, en el mercado crece la preocupación acerca de que esa fuerte inyección de pesos genere una corrida de los inversores al dólar contado con liqui para sacar las divisas del país. Por eso, se espera que la Secretaría de Finanzas mejore su propuesta para que los tenedores acepten rollear sus bonos.

Otras alternativas serían una suba de encajes para retener parte de ese dinero en los bancos o directamente un reperfilamiento compulsivo del AF20. Aunque esta última variante complicaría la intención oficial de seguir avanzando en la normalización de la curva de rendimientos en pesos para dar garantizarse no tener que reestructurar esa deuda, a diferencia de los pasivos en dólares.

«Esto impactaría en todo el mercado de pesos, cerrándose abruptamente. Y como le pasó a (el exministro, Hernán) Lacunza, al perder el mercado de pesos de mediano y largo plazo, todos mirarían nuevamente al mercado de dólar. Con un febrero que además es estacionalmente complicado para la demanda real de pesos», dijo ayer Mauro Mazza, analista de Bull Market, en diálogo con BAE Negocios.

Y agregó: «Reperfilar el AF20 impulsaría los dólares paralelos hacia $90, a lo que deberá sumarse todo el caos en las curvas en pesos y dólares a unas semanas de una propuesta formal de reestructuración».

 

Fuente: BAE Negocios