Explosión social en Ecuador. Por Pedro Brieger