Galli busca complicidad en la justicia para evitar la destitución

Promovió el recital del Indio y ahora busca culpar a la productora. La oposición tiene el número para echarlo

Recién a las 12.30 del domingo, el intendente de Olavarría Ezequiel Galli enfrentó a la prensa local para explicar por qué había habilitado el recital del Indio Solari, pero no llegó solo: a su lado estuvo Jorge Larreche, un histórico operador del PJ y artífice de su triunfo.

Larreche pasó décadas sin poder destronar a los Eseverri (Helios y su hijo José) y, acercado por Emilio Monzó, aprovechó la ola de Cambiemos para coronar a Galli, hijo de un amigo suyo.

Ajeno al mundillo político, como tantos intendentes novatos de Cambiemos, Galli buscó levantar su imagen con golpes de efecto que no siempre le salían bien, como cuando quemó una figura femenina en un carnaval.

El recital del Indio fue su apuesta más fuerte. Persuadió a Matías y Marcos Peuscovich, jefes del Chacal Producciones, quienes desfilaron por Olavarría junto a él para garantizar que todo transcurriría en paz.

El último martes, los hermanos fueron al Concejo Deliberante de Olavarría a garantizar que todo estaría bien e invitarlos a participar del recital.

Aunque la productora no habría pagado un canon, la Municipalidad concesionó los puestos de comida, que venían aguas y cervezas a precios altísimos. Los propios hermanos Peuscovich debieron aclararles a los ediles que no había grandes oportunidades de negocios, pero que debían estar orgullosos de recibir al Indio.

Galli cerró la jornada con una conferencia junto al comisario inspector Miguel Ángel Busto, quien prometió 700 efectivos de la policía local y 80 de la provincia, o sea, menos que los 1100 que hoy decía haber enviado Cristian Ritondo.

El resto de los días se la pasó en medios de comunicación promocionando el evento, aun cuando las entradas ya estaban agotadas. Ya era vox populi que se vendían tickets truchos a 100 pesos.

En Olavarría dicen haber visto muchos menos policías y nula presencia de Defensa Civil para socorrer a los heridos.

Galli con Larrache en la conferencia de prensa de ayer domingo

Además, no hubo nadie que coordinara el ingreso de colectivos, porque el Municipios dispuso de dos cuadras que fueron sitiadas por la gente y por lo tanto cada uno estacionó donde quiso. Muchos pararon en la ruta y cruzaron la ciudad caminando.

El futuro de Galli es incierto, porque sólo tiene 5 de 20 concejales, o sea, la oposición unida puede reunir dos tercios para destituirlo y convertirlo en el Anibal Ibarra de Cambiemos.

José Eseverri conserva 6 concejales, 2 hay del Frente Renovador; 2 son de «Renovación peronista» (ex eseverristas), habituales aliados de Cambiemos; y hay otros 3 bloques unipersonales, capaces de negociar al mejor postor.

Será tarea de Larreche evitar una embestida en el Concejo Deliberante, que hasta esta tarde parecía difícil, porque ninguno había hablado. Temían ser tildados de oportunistas.

La estrategia de Larreche era presionar a la fiscal Susana Alonso para que responsabilice a la Productora y exculpe a la Municipalidad, como pidió el propio Galli en la conferencia de prensa. No le será fácil.

 

(LPO)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.