La venta de maquinaria agrícola cierra 2019 con 30% de caída

La maquinaria agrícola de fabricación nacional cierra un año complejo y con números en rojo. Según estimaron desde la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), las ventas finalizarán 2019 con una caída del 30% en relación al año pasado, en un escenario de ausencia de financiamiento y en donde predominó la incertidumbre electoral y de política sectorial.

La cámara que nuclea a estos fabricantes está conformada por empresas argentinas, en rubros como siembra, cosecha, pulverización y tolvas autodescargables, entre otros. A la hora de buscar razones para esta caída en las ventas, el principal escollo que enfrentan estas fábricas son las elevadas tasas de crédito, que constituyen una barrera infranqueable a la hora de sumar ventas. «Faltan créditos, con la actual tasa de mercado las ventas están trabadas», reconoció en diálogo con BAE Negocios Jorge Médica, vocal de CAFMA.

Según el directivo, los rubros más afectados por esta caída en las operaciones comerciales son los implementos para la elaboración de forraje, tolvas autodescargables, tractores y en menor medida sembradoras.

El tema de la falta de financiamiento no es un punto menor. Las actuales tasas de interés hace imposible a las empresas brindar financiamiento para sus clientes, que solo pueden acceder a tasas más bajas en el marco de las grandes exposiciones del sector, como Expoagro, Agroactiva o Palermo. En estas muestras, si bien son elevadas, se encuentran por debajo de la oferta habitual de los bancos en este rubro, pero desde la industria metalmecánica consideran escasa a esta ventana de oportunidad.

Sobre este tema, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, adelantó en la conferencia de prensa que brindó el pasado lunes junto a la Mesa de Enlace que están evaluando la posibilidad de brindar créditos a través del Banco Nación para impulsar a la producción.

La segunda cuestión es la incertidumbre climática, que en parte afectó a la producción de trigo y a parte de la siembra de soja y maíz. En este sentido, los fabricantes temen que una menor cosecha impacte en el poder de compra del sector agropecuario.

El tercer factor que impactó en las ventas, de acuerdo a la mirada del directivo de CAFMA, es la incertidumbre política. «El año venía bien, pero a partir de las PASO de agosto empezaron a caer las ventas», estimó Médica. En este sentido, agregó: «necesitamos conocer todas las medidas que tomará el Gobierno, nos falta información».

Con respecto a las políticas que aplicará la gestión del presidente Alberto Fernández, estos empresarios están preocupados por los derechos de exportación. En este sentido, estiman que si el Gobierno finalmente avanza con el aumento en tres puntos de este impuesto, la tendencia de baja de ventas se podría profundizar el próximo año.