Lifschitz inauguró este martes el nuevo edificio del hospital Iturraspe de la ciudad de Santa Fe

El gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, inauguró este martes el nuevo edificio del hospital Iturraspe de la ciudad de Santa Fe, que demandó una inversión oficial superior a los $ 2200 millones.

Con 260 camas en un edificio moderno y superador a la actual estructura edilicia, el nuevo Iturraspe abarca una superficie de 30 mil metros cuadrados. Está ubicado en Blas Parera y Gorriti, una zona estratégica del norte de la ciudad.

Lifschitz destacó a los trabajadores del hospital “que traen toda la historia y todo el prestigio de esta institución, que nació hace más de cien años. Este efector se convirtió en una de las referencias de la salud pública, no solo en la ciudad de Santa Fe sino de la provincia”.

El «nuevo» Iturraspe

En otros aspectos diferenciadores y superadores, el nuevo hospital nodal prioriza la atención de casos perinatológicos. Por eso cuenta con una Maternidad de Nivel 3B, el máximo de complejidad que puede y debe tener según exigen las normas nacionales e internacionales, tanto para la atención de la madre como del niño.

Si bien esa complejidad ya estaba garantizada en el anterior edificio, se brindaba en un solo espacio en donde se atendían tanto los partos a término como también los de niños prematuros o con bajo peso.

Ahora la maternidad está conformada por dos espacios separados, lo que asegurará un abordaje más específico de los partos, puerperios y cuidados neonatales, diferenciando los de bajo riesgo de los de alto riesgo. Para cada uno de estos procesos se incorpora además tecnología nueva, fundamentalmente para la atención neonatológica.

En cuanto a la guardia externa, se convierte en el lugar de atención inicial de las emergencias de toda índole, como politraumatismos, accidentes viales, entre otros casos críticos tanto adultos como pediátricos. Y se organiza bajo la estrategia de Triage, lo que garantiza mayor eficiencia y rapidez en la respuesta, porque la misma se clasifica y define según el tipo y gravedad de los casos.

El hospital nodal se estableció en el área de la ciudad adonde existen tres efectores de 2° nivel de complejidad (el hospital Sayago, el Mira y López y el hospital Protomédico de la ciudad de Recreo, a 7,3 km). El nuevo Iturraspe se convierte en el centro de referencia en alta complejidad para esa amplia zona, en la que se distribuyen diversos Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) y los mencionados efectores de 2° nivel de complejidad.

Profundizando el trabajo en red y la asegurando la descentralización, el nuevo hospital brindará asistencia a usuarios del sistema que requieran exclusivamente internación con un nivel de cuidados intermedios-altos. Para ello, la oferta ambulatoria que se brindaba en el anterior efector será referenciada al Cemafe con la lógica de atención de pacientes ambulatorios de 1er y 2do nivel.

En cuanto a la inversión en tecnología, la inversión oficial no solo fue destinada a su construcción sino también a la adquisición de equipamiento y tecnología de última generación, que garantizarán una atención de altísima complejidad y calidad. Por ello, al tomógrafo que ya había en el anterior edificio se suma otro; también un resonador magnético de alto campo y más ecógrafos.

Y se incorpora radiología digital directa, lo que evita el revelado de placas y posibilita que las imágenes digitales pueden subirse compartirse por internet o intranet y verse desde cualquier lugar. En este caso el impacto es doble: en lo ambiental y en acceso remoto a los estudios de imágenes.