Los directores del INTI piden a Dante Sica que frene el “desguace” del organismo

En una carta enviada al titular de la cartera de Producción, se desmarcaron de la gestión del titular del organismo, Javier Ibañez, y denunciaron los despidos masivos. Advierten que el ajuste reducirá aún más los controles que necesitan miles de empresas

Macri le toma juramento a Dante Sica como nuevo Ministro de la Producción

El ministro de Producción, Dante Sica, agarró en sus manos un fierro caliente. Se trata del conflicto del INTI, que ya lleva casi seis meses desde que la gestión a cargo de Javier Ibañez despidió a 258 empleados. En los últimos días, los directores y referentes tecnológicos del organismo le enviaron una carta a Dante Sica en la que alertaron que la reestructuración disminuirá aún más los servicios destinados a la industria y llevará a un “desguace” de la institución.

Para Sica, la historia del INTI no es ajena: el funcionario integró el consejo directivo del organismo a fines de los años 90. Pero ahora deberá definir si su ministerio mantiene la reestructuración iniciada durante la gestión de su antecesor Francisco Cabrera. En ese período, el instituto fue objeto de denuncias por gastos injustificados, la tercerización de servicios en empresas privadas e irregularidades en la licitación de contratos millonarios, tal como lo adelantó iProfesional.

Ahora, rectores y referentes del ente advirtieron que el ajuste iniciado en enero pasado “ha llevado al INTI a una drástica reducción de la actividad científica, tecnológica y administrativa”. “El conflicto, lejos de encaminarse a una resolución, se ha agravado con los despidos anunciados el día jueves 24 de mayo, apenas un día después de que el ingeniero Ibáñez nos comunicara que no habría nuevos despidos, señalaron en una carta.

Los responsables de los centros de investigación denuncian que las nuevas cesantías “se justificaron en un mail genérico diciendo que se trataba de despidos con causa” y reclamaron que “si hubo faltas administrativas, deben ser investigadas de acuerdo a los procedimientos vigentes, garantizando el derecho a legítima defensa que le cabe a todo trabajador”.

Por otra parte, alertaron por “el clima de persecución y militarización del Instituto, castigo a quienes se expresan libre y democráticamente sobre la política institucional, filmaciones ilegales, así como los imprevistos y las dificultades para acceder y transitar libremente por nuestro ámbito laboral, generan un ánimo generalizado de desconcierto, desconfianza y desmotivación en las personas que conformamos al INTI”.

Según los directores, la gestión de Ibañez presentó una propuesta de reestructuración, que “deja en una situación de vulnerabilidad a gran parte de los trabajadores que conformamos el Instituto”. Como parte del nuevo esquema, agregaron, “áreas administrativas, de apoyo y mantenimiento específico cambiarán su dependencia centralizando,  burocratizando e impidiendo a los centros de investigación gestionar eficientemente sus recursos”.

En la denuncia, afirman que el plan elimina jefaturas con años de historia que permiten la especialización y profundización de áreas de trabajo, a la vez se agrupan tareas y funciones sin vínculos reales y que por lo tanto “no pueden generar sinergia sino contraposiciones”. En la misma propuesta, en cambio, se incrementan los cargos superiores.

“La centralización de las decisiones en ámbitos superiores desnaturaliza la posibilidad de organización específica según el tipo de industria y conformación sectorial o regional, dejando en nuestras manos decisiones exclusivamente administrativas menores”, indicaron.

Asimismo, se desmarcaron de las decisiones tomadas por los responsables máximos del instituto tecnológico, al señalar que no serán “cómplices”. “Cumplimos nuestro rol institucional participando e informando de las graves consecuencias que sufrirá el INTI de continuar con esta iniciativa y con los métodos, donde además es previsible el agravamiento de las tensiones y la disminución de las posibilidades de prestar los servicios tecnológicos a la industria con calidad y eficiencia”, pronosticaron.

En ese sentido, responsabilizaron a Ibáñez por los despidos, la agudización de los conflictos con metodologías “inaceptables” para un organismo tecnológico y por promover “una reestructuración que llevará necesariamente al desguace institucional, a la desarticulación de grupos de trabajo, a la centralización y burocratización de la gestión y a la pérdida de referencia sectorial y regional de nuestros Centros de Investigación”.

Por último, la carta apunta a la necesidad de contar con el consenso de consejo directivo del INTI “representativo”, una comisión asesora “prestigiosa y conocedora” de las políticas científicas nacionales e internacionales, y de la continuidad de directores, conducción intermedia y trabajadores. Por contraste, los directores denuncian que “aquellos integrantes de INTI que se han manifestado en contra del avance político de las autoridades actuales han sido castigados de diversos modos”.

 

Fuente: iProfesional