Primer avión biplaza fabricado en Sunchales, Santa Fe

Proyectan producirlo en serie, hizo vuelos de prueba con permisos provisorios

En el pueblo de Sunchales, Santa Fe, están de festejo. La empresa Aerosun construyó el primer avión fabricado en esa provincia y lo bautizó «Waman», que significa halcón en lengua quechua. El proyecto marca un hito en la historia aeronáutica santafesina.

Se trata de un avión biplaza que está en etapa de testeo y comprobación y cuenta con la Certificación de Aeronavegabilidad Especial extendida por la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac). Realizó la semana pasada sus primeros vuelos de ensayo en el cielo de Sunchales.

Fue la obsesión de siete emprendedores aeronáuticos: Owen Crippa, teniente de navío en la guerra de Malvinas, el piloto Hilario Valinotti, quien falleció en 2017, Darío Bolatti, Gabriel Mosso y Fernando Lattanzi, entre otros socios fundadores.

Gabriel Mosso contó a la FM 88.9 de Sunchales: «Es un desafío que costó muchísimo y que involucró a muchos emprendedores sunchalenses. Haber llegado al final, después de tanto tiempo, nos pone muy contentos». El primer vuelo partió desde el aeródromo del pueblo.

La nave está equipada con tecnología de última generación y en el proceso de fabricación se usaron insumos de proveedores locales. Uno de sus creadores, Mosso explica entusiasmado: «La idea es hacer una fábrica de aviones. Tenemos que probar este avión para poder liberarlo y mostrarlo a todo el país. En este mismo momento se está haciendo la optimización del diseño para poder fabricarlo en serie».

El Waman LV-X687 es una aeronave biplaza de aluminio, íntegramente construída con materiales de uso aeronáutico, como ser aluminio alclad 2024-T3, totalmente con bulonería aeronáutica, remaches sólidos de tipo AN426 para zona aerodinámica o mojada y AN470 para la zona interior; según explica el sitio Full Aviación.

Está propulsado por un motor Rotax 912 ULS de 100HP, el cual mueve una hélice Clerici bipala de 1.750 mm de diámetro. Intervino el reconocido diseñador Pedro Campo, mientras que la fabricación de la célula de aluminio es obra del constructor aeronáutico Juan Carlos Garibaldi.

Diego Bolatti, otro de sus creadores, señaló a la publicación Mirador Provincial: «Es un avión de instrucción. Casi todos los aeroclubes del país tenemos aeronaves de 60 años, aproximadamente, de antigüedad. Esta es una aeronave cero horas, con la tecnología que se utiliza en el mundo entero. Creemos que tendremos un mercado nacional interesante», explicó el piloto.

Pueden volar dos personas, piloto e instructor. «Si bien el proyecto tiene alrededor de seis años, se empezó a concretar hace tres años y medio. La mayoría somos aeronáuticos y de Sunchales», cuenta .

Fuente. Diario BAE