Se renovaron sólo el 54% de las Letes y se pagó 5%

El Ministerio Hacienda logró renovar sólo la mitad de los u$s800 millones de Letras del Tesoro en dólares que vencen el viernes. La cartera conducida por Nicolás Dujovne colocó Letes por u$s430 millones, equivalente al monto máximo autorizado para esta licitación, y pagó 4,99%, apenas por debajo del máximo de 5,5% que debió convalidar en junio.

El precio de corte fue de US$ 975,70 por cada lámina de US$ 1.000 millones, lo que representa una tasa nominal anual de 4,99%, a 182 días, ya que tiene vencimiento el 8 de febrero de 2019.

Según informó Hacienda en un comunicado, se recibieron órdenes por u$s532 millones, de los cuales fueron adjudicados u$s430 millones y se recibieron 6.437 órdenes de compra.

Para concretar la operación, el Gobierno usó un mecanismo similar al de las últimas veces: garantizar un piso de rendimiento y eliminar la restricción de relación entre el tramo competitivo y el no competitivo de la licitación, para de esta manera bajar las tasas.

La tasa del 4,99% es apenas inferior al 5,5% que se llegó a pagar en la última corrida cambiaria de junio. Pero está por arriba de la anterior, que fue del 3,75%, y por el mismo plazo.

Como ocurre con cada operación de este tipo, hubo un tramo competitivo, en el que hay que indicar precio, y uno no competitivo, en el que el inversor acepta de antemano el precio de corte.

Las elevadas necesidades de financiamiento de corto plazo del Gobierno está generando cierta desconfianza en el mercado. Sin ir más lejos, la colocación de estos u$s430 millones con vencimiento en febrero se suman a los u$s1.717 que ya estaban pendientes de cancelación en el segundo mes del año que viene.

En ese sentido, el 24 de agosto vencen Letes por un monto incluso superior al de este viernes, por u$s999 millones.

Hasta esta última renovación, el stock total de las Letras del Tesoro en dólares sumaba casi u$s15.000 millones, con un vencimiento que está a razón de unos u$s1.700 millones por mes. Para los analistas, el monto elevado de esta deuda de corto plazo amenaza con convertirse en otra “bola de nieve” como se caracteriza a la que el Gobierno implementó con las Lebac del Banco Central, con la excusa de reducir la emisión monetaria para contener la inflación.

 

Fuente: Diario BAE