Siguen pasando cosas

La tapa del diario BAE que exhibe en su cuenta de Twitter el periodista Alejandro Bercovich es todo un símbolo de los tiempos que corren

Con bajas de hasta 15,6%, el Merval registró su mayor derrape en casi 10 años

La incertidumbre global y el ruido local apagaron rápido el optimismo por la reincorporación de Argentina al grupo de los mercados emergentes. Las acciones líderes de la Bolsa porteña se desplomaron hasta más de un 15% ayer y el Merval, medido en dólares, anotó su mayor baja diaria en casi 10 años.

Los bonos tampoco escaparon del castigo de los inversores y el riesgo país alcanzó su máximo valor desde octubre de 2015, antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia del país.

Mientras tanto, el dólar subió otros 34 centavos y, luego de tras alzas consecutivas, volvió a niveles del lunes de la semana pasada, antes de que iniciara la sostenida racha bajista que se extendió hasta el último viernes.

El Merval cerró ayer con un intenso rojo de 8,96% en pesos, lo que significó su peor caída en un día en 4 años, y se hundió casi un 10% en dólares, anotando así su baja más profunda desde octubre de 2008.

Operadores en la city porteña se mostraban ayer sorprendidos por la caída y, según indicaron, ayer abundaron los llamados entre colegas para entender los motivos de semejante castigo a la Bolsa local, que todos coincidieron en calificar como «exagerado» frente a los descensos que mostraron el resto de los mercados de la región.

Analistas señalaron que fueron en un principio los fondos del exterior los que instalaron la tendencia vendedora en la plaza porteña y que luego se acoplaron los locales, profundizando aún más el derrape.

Para Rubén Pasquali, analista de Fernández Laya Sociedad de Bolsa, la magnitud de la baja de ayer pudo estar relacionada con el rearmado de carteras que comenzaron a realizar los inversores internacionales luego de la reclasificación de Argentina, de frontera a emergente.

«Argentina tiene que salir de las carteras de los fondos que invierten en mercados fronterizos y era el país que más ponderaba dentro de ese índice. A su vez, los que tienen que comprar por mercado emergente no están operando todavía», señaló.

Y agregó: «La baja vino de afuera, los grandes operadores que vendían en el mercado local lo hacían porque compraban más barato en el exterior».

Los operadores además señalan que la decisión del BCRA de mantener la tasa en el 40% y el mal dato de actividad de mayo también contribuyeron a incrementar el desencanto por acciones y bonos locales.

Derrape general

A la cabeza del desplome de las acciones que integran el Merval se ubicaron ayer las gasíferas: Phoenix Global Resources se hundió un 15,63%, Metrogas perdió 13,77% y Transportadora de Gas del Norte cedió 12,94 por ciento.

Según indicó Martín Saud, senior trader de Balanz, la baja de las compañías vinculadas a la generación y distribución de gas está relacionada con especulaciones acerca de que el Gobierno no aplicaría más aumentos en las tarifas de gas este año y que para 2019 procurará que los incrementos vayan en línea con la inflación.

«Más allá de eso, hay en general miedo con Argentina. Hay mucha venta del exterior y no aparece la compra local», resumió Saud.

El Merval acumula una baja de 15,9% desde el último jueves, luego de la fuerte suba que generó el «upgrade» de Argentina a mercado emergente.

«Es evidente que hay menos apetito por los emergentes ante un clima financiero global más desafiante pero a eso se suma en el caso argentino los duros deberes económicos del FMI así como sus implicancias políticas», afirmó el economista Gustavo Ber.

Los bonos locales también fueron blanco de la aversión de los inversores y culminaron con caída de hasta 2% entre las emisiones de más alrgo plazo.

 

Fuente: Alejandro Bercovich / Diario BAE