Ya se fugaron u$s 52.126 millones durante el gobierno de Macri

La crisis de confianza es un dato insoslayable de la realidad. El auxilio del Fondo vino principalmente a calmar las ansiedades de los tenedores de bonos argentinos, sobre todo, de tenedores extranjeros. Sin embargo, por diversas causas que finalmente son reflejos del mayor nivel de incertidumbre y de desconfianza, el drenaje de divisas se mantuvo firme e incluso de aceleró en los últimos meses. Prueba de ello, es que en los primeros meses del 2018 el nivel de atesoramiento promedio mensual se elevó a u$s 2.861 millones frente a u$s 1.451 millones de un año atrás (+97%). O sea, casi se duplicó el promedio mensual de la compra neta de divisas del sector privado.

Así fue que en este período la fuga de capitales superó los u$s 20.000 millones, cuando en todo el 2017 se fueron u$s 22.148 millones. Si bien el número es inquietante, no puede perderse de vista que los argentinos, a pesar del advenimiento de un nuevo Gobierno, que ostentaba un muy alto nivel de aprobación y de imagen positiva, siguieron comprando dólares. En el primer año de Gobierno de Cambiemos el atesoramiento sumó casi u$s10.000 millones. De modo que en lo que va de la era Macri el nivel de atesoramiento acumula más de u$s 52.000 millones. Es decir, un promedio mensual cercano a u$s 1.700 millones.

Entonces, ahora se habla de crisis de confianza, pero en lo mejor del Gobierno de Cambiemos, o sea, desde su arranque y tras el contundente triunfo en las legislativas de medio término, la gente siguió comprando dólares. Porque el público piensa y ahorra en dólares. Es quizás el insoslayable rasgo característico de la economía argentina. Que no ha dejado de ser bimonetaria. Encima, esto se dio en un contexto de altísimas tasas de interés reales. Por ende, hay circunstancias, como las actuales, en las que ninguna tasa de interés se torna atractiva para desalentar la dolarización de carteras

Fuente: Ámbito.com